¿Qué es mejor para hacer Street Photography? ¿Planear una temática, una ruta y horario para salir a buscar la foto? ¿O quizá ser espontáneo, llevar la cámara en mano y estar atento a todo lo que sucede a nuestro al rededor?

Para Sandra Hernández ambos casos son válidos y tienen su gracia. Lo importante en la foto de calle, asegura, es saber contar la historia de lo que capturas y lograr que quien mire la imagen final pueda identificarse en esa situación:

"Creo que no hay una regla para una buena fotografía de calle. Pero, para que sea excepcional, considero que tiene que ser una foto en la que se conjuga una buena composición y una situación que despierte algún sentimiento.
Pienso que una historia bien contada tiene el poder de lograr que quién mire la imagen se ponga en los zapatos del otro. Para esto hay que cuidar tanto el mensaje como la composición y la luz.
Hay veces en las que puede haber una composición impecable y una luz maravillosa, pero con el elemento no está pasando nada, no nos dice nada, no nos mueve".

Sandra Hernández es una de las mejores exponentes del Street Photography en México actualmente. Su trabajo se expone tanto en galerías y museos del país como del extranjero. También, forma parte los X-Photographers de Fujifilm.

Se podría decir que tiene una carrera relativamente corta en la fotografía. Comenzó a practicarla de manera profesional en 2015. En estos últimos siete años, perfeccionó su técnica para narrar con imágenes las historias surgidas desde la cotidianidad de las calles.

En la web Vita Flumen se puede observar su trabajo y así comprender qué es a lo que se refiere con "buscar despertar un sentimiento en los espectadores".

Sus series de fotos procuran tener bien definidos los conceptos, su intención y lo quiere comunicar a las audiencias.

Serie: Un mal día, tal vez. Foto: Sandra Hernández.

Observar -> Componer -> Disparar

Al principio, el interés de Sandra Hernández por la fotografía fue ocasional. En entrevista con Arcadia-Mx comentó que en diversas etapas de su vida siempre tuvo cerca una cámara, pero no le dedicaba tanta atención.

Vivió en Canadá y en Colombia. En esas etapas, señaló, comenzaba a ser más curiosa de lo que pasaba en las calles y tuvo un acercamiento más formal a la fotografía:

"Empecé a salir a la calle, a tomar fotos y a ser testigo de lo que pasaba. Sentía que de esa manera, al ser observadora, me apropiaba de este nuevo lugar en el que yo vivía. Yo no sabía que lo que estaba haciendo era Street Photography, era un poco la intuición de lo que yo quería capturar y a partir de ahí se convirtió en un hábito".

Sandra tuvo la posibilidad de hacer un año sabático en el que viajó y perfeccionó sus técnicas y procesos. Explica que antes de presionar el obturador, visualiza los detalles de cada escena, la luz con la que cuenta y el encuadre que mejor se ajuste al momento que desea capturar.

"Me fui a la India y siento que ahí fue mi inicio real de fotógrafa de calle. Estuve ahí varios meses, tomando fotos, estudiando. A partir de ahí, cambiaron muchas cosas. Empecé a dedicarme más a la foto de manera profesional".
El novio. Foto: Sandra Hernádez.

Cómo hacer fotografía de calle desde el encierro

La pandemia de Covid-19 fue un momento determinante para Sandra Hernández. Su trabajo en las calles estaba prácticamente detenido por el confinamiento. Uno de sus principales proyectos, Observadores Urbanos, un colectivo de street photography en Latinoamérica, también tuvo que cambiar sus dinámicas y actividades.

Sin embargo, desde el encierro, Sandra puso en marcha nuevas ideas para ella. Al no tener la posibilidad de salir al exterior, optó por retratar cómo afrontó el confinamiento de manera íntima. Así surgió la serie Cuarentona en cuarentena, la cual le mereció varias distinciones.

"Fue un acto de supervivencia para mantenerme creativa y para experimentar algo nuevo. Era el pretexto perfecto, nunca me interesó hacer autorretratos.
Para mí fue muy revelador, no solo por la parte del autorretrato, sino porque me di cuenta de que el proceso que yo seguía en la calle, en casa, era un poco parecido.
Ir quitando capas para ir de un tipo de fotografía a algo más significativo. Fue un proceso de lo que yo viví en la calle, de primero tomar ciertas cosas y después ir subiendo el nivel de complejidad, con la Cuarentona en Cuarentena fue un poco igual, empecé con cosas muy obvias y luego subí la complejidad de las fotos".

Regresar a la calle, luego de que las restricciones sanitarias fueron retiradas, resultó como un alivio para Sandra. A pesar de que le gustó hacer autorretratos, dijo que volver a sentir la adrenalina y a la observación del street photography fue un bálsamo para seguir adelante en su carrera.

Serie: Cuarentona en Cuarentena. Foto: Sandra Hernández.

Observadores Urbanos: visibilidad para los que capturan la cotidianidad

Sandra Hernández es fundadora de Observadores Urbanos, una iniciativa que busca dar visibilidad a los fotógrafos de calle y capacitar a quienes buscan aprender este formato.

Declaró que cuando inició de lleno en el street photography notó que en la mayoría de contenidos, exposiciones y libros sobre el tema no había mucha presencia de mexicanos, por lo que consideró importante ayudar a crear una plataforma para darles espacio.

"Encontré mucho talento y me pareció extraño que hubiera muy pocas comunidades donde se fomentara la foto de calle y se hicieran actividades. Pensé que era importante crear esta comunidad para que todos los que practicamos foto de calle estuviéramos en contacto y compartiendo esa pasión y así surgió Observadores Urbanos hace casi tres años ya".
Foto: Sandra Hernández.

Observadores Urbanos creció rápidamente. En 2021, se publicó su primer anuario de fotografía, que cuenta con la colaboración de decenas de artistas que enviaron imágenes que permiten conocer más sobre cómo es el día a día en México.

"No había un libro dedicado a la foto de calle mexicana y pensé que también había que hacerlo. La convocatoria salió el año pasado como parte del festejo del segundo aniversario de Observadores Urbanos.
Se invitaron a tres super fotógrafos para que fueran parte de jurado: Ramón Cruz, Eléonore Simon y Ricardo García Mainou. Se lanzó la convocatoria gratuita y abierta en México y para mexicanos viviendo en el extranjero.
Recibimos casi mil 100 fotografías de 364 personas. Fue una respuesta que rebasó nuestras expectativas, porque era la primera vez que hacíamos algo así".

Una versión digital del Anuario de Fotografía de Calle Mexicana 2021 se puede consultar aquí.


Cuál es el equipo ideal de Sandra Hernández

Sandra Hernández es X-Photographer Fujifilm. Explica que los equipos de la marca le resultan bastante adecuados para el tipo de fotografía que hace.

Las cámaras con las que trabaja actualmente son la Fujifilm X100V, una de las favoritas para hacer foto de calle, y la Fujifilm X-T4, la actual insignia de la marca:

"La reina de la calle y la que traigo en el 90% de las ocasiones en mi bolsa es la Fujifilm X100V. Me gusta porque tiene el tamaño perfecto y un lente que me gusta mucho, el 23 mm f/2.0, con el que siento que podría tomar la foto casi a ciegas porque ya sé cómo funciona, ya hice una relación con ese objetivo. Y además es bonita y siento que lo tiene todo.
La Fujifilm X-T4 es una gran compañera, es siempre la que llevo a viajes. Como le puedo cambiar los lentes, entonces llevo el 23 mm y a veces el 16 mm y el 35 mm. El 16 mm lo uso no tanto para calle, sino para paisajes, arquitectura y cosas más de contexto de los lugares que visito.
El 35 mm me gusta muchísimo para calle y sobre todo en la noche, por alguna razón siento que crea un ambiente más íntimo, de dar una cercanía especial".
Foto: Sandra Hernández.

Lee más contenido de Arcadia-MX

David Muñiz rescató fotos perdidas de la CDMX y las recreó
Algunas de las fotos rescatadas tienen más de 70 años de antigüedad.
Memo Calderón: El X-Photographer experto en bodas
Memo Calderón tiene más de 10 años de experiencia en fotografía de bodas. También es X-Photographer de Fujifilm México.
Fernanda González: Street Photography en analógico
Fernanda González tenía al rededor de 20 años cuando pensó que algo le faltaba para sentirse completamente feliz en la actividad que más le gustaba.

Síguenos en redes sociales.